18. mayo 2022 Blog

Mujeres en SaaS: Diana de
Bloomreach

Mujeres en SaaS: Diana de Bloomreach

Es un placer para nosotros iluminar a una mujer que ha abierto su propio camino moviéndose sin miedo de un país a otro, sin importarle lo desconocido. Ella es precisamente la clase de empoderamiento que nuestras entrevistas quincenales a Mujeres en SaaS pretenden destacar.

Diana llega desde Bloomreach, un proveedor de software de comercio de rápido crecimiento. Con una formación en negocios que impulsa su tenacidad y una inclinación que viene de lejos por lo complejo, la naturaleza de Diana encontró su lugar legítimo en el mundo de la innovación—una industria tan inquieta como su búsqueda por seguir siendo siempre audaz.

Hola Diana, ¿puedes por favor presentarte, decirnos tu puesto y la empresa para la que trabajas?

Mi nombre es Diana Fusekova y soy experta en marketing digital, ávida aprendiz y entusiasta del growth hacking.

Como parte del equipo de generación de demanda, actualmente ayudo a Bloomreach—un proveedor de software de Silicon Valley de rápido crecimiento y líder en experiencia digital y comercial— a generar leads de alta calidad para las ventas, principalmente mediante la propiedad del programa global de webinars.

Mis responsabilidades van desde la puesta en marcha de ideas para campañas y la creación de conceptos hasta el desarrollo de estrategias de marketing y la gestión de proyectos. Me encargo de la comunicación interna y externa, así como de la configuración técnica de nuestra herramienta de automatización del marketing, Marketo.

Llevo casi un año y medio en Bloomreach, aunque parece mucho más cuando veo el número de proyectos en los que he trabajado y la experiencia que he adquirido.

¿Qué te inspiró o te llevó a entrar en el mundo de las startups de SaaS/tecnología?

No me propuse especialmente entrar en el sector tecnológico. Durante mis estudios, trabajé en marketing para un negocio de comercio electrónico B2C y acepté proyectos como freelance. Esto me llevó a una empresa multinacional B2B justo después de obtener mi título, donde estuve varios años antes de empezar a trabajar en Bloomreach.

¿Por qué Bloomreach? Con muchas ganas de concebir nuevas ideas y trabajar con innovación, decidí seguir una carrera que me desafiara, me impulsara a salir de mi zona de confort más allá de cualquier entorno de trabajo profesional que me resultara familiar, y me diera así la oportunidad de probar algo totalmente nuevo, fresco y dinámico.

No fue realmente la oportunidad de trabajar en una empresa tecnológica lo que me atrajo a Bloomreach. Mi principal aspiración era tener la oportunidad de trabajar en una cultura de ritmo rápido junto a un grupo de compañeros inspiradores que abrazan y representan con orgullo los valores de la empresa, en un entorno de trabajo que celebra la libertad creativa.

Bloomreach es un entorno que me desafía profesionalmente y me estimula intelectualmente, a la vez que me permite ser fiel a mí misma, lo que significa que la empresa pone a sus empleados en primer lugar. De hecho, según mi experiencia, las empresas tecnológicas dan prioridad a la felicidad de los empleados con más frecuencia y de más formas que cualquier otro sector del que haya formado parte.

blog diana bloomreach

¿Has estudiado algo relacionado con la tecnología? ¿Crees que es importante tener una formación tecnológica para conseguir un trabajo en una startup tecnológica?

No. De hecho, la industria tecnológica me daba un poco de miedo. Pero incluso entonces, lo desconocido y complejo siempre me resultaba atractivo. Como ávida aprendiz que disfruta con los retos, lo que más me fascina y me impulsa del sector es la mejora y la formación continuas.

Estudié lenguas aplicadas (alemán e inglés) en la Universidad de Economía de Bratislava y luego hice un máster en Negocios Internacionales en Austria. Mi formación está muy centrada en los negocios, pero incluso los negocios se ven afectados por la tecnología: ayuda a mejorar los procesos operativos, a optimizar las funciones empresariales, a aumentar la capacidad de procesamiento de datos y mucho más.

Realmente no podría haber escapado de la tecnología, independientemente de mi elección de carrera. Mi trabajo en el ámbito del marketing consiste en averiguar cómo combinar el lado creativo de la disciplina -utilizando poderosas narrativas para aprovechar los deseos y aspiraciones de la gente- con el lado técnico de los datos, la ingeniería digital y la analítica.

Cuando se trata de la transición a la tecnología, todos los que están en una posición similar a la mía se preocupan por la falta de competencias tecnológicas. Pero creo que lo que más importa son las habilidades blandas. La tecnología es una industria flexible, con una mano de obra diversa. La voluntad de aprender combinada con la curiosidad, la creatividad, la flexibilidad y una mente abierta son factores clave para tener éxito en tu carrera tecnológica, sea cual sea tu papel.

Personalmente, busco constantemente nuevas formas de aportar soluciones innovadoras. ¿Qué puedo hacer para cambiar el mundo? ¿Cómo puedo aplicar la tecnología de forma que resuelva problemas nuevos o antiguos? La industria tecnológica me está dando exactamente lo que mi alma (profesional) siempre anheló.

¿Cuál fue el mayor reto para ti al entrar en el campo de la tecnología y cómo conseguiste superarlo?

Conseguir que mi cabeza conozca el producto, una sensación que creo que nunca desaparece. Hay constantes actualizaciones del producto y nuevas funciones. Pero también estoy rodeada de un equipo de personas en las que puedo confiar si algo no está claro, o si se siente completamente desconocido, lo que suele ocurrir cuando se trabaja en una empresa de software.

En un puesto de marketing, puede que no estés desarrollando una aplicación/producto, pero necesitas entender cómo funciona a un nivel superior. Por ejemplo, te sirve para elegir las palabras que utilizas en el copywriting. Cuando conoces un tema a fondo, puedes crear descripciones sencillas para que sean completas incluso para los que visitan el sitio web por primera vez.

Otra cosa con la que estaba luchando era mantener el ritmo de mi equipo. Todos mis compañeros están increíblemente motivados y son muy inteligentes, lo que me inspira a alcanzar sus estándares cada día, o incluso a superarlos. Al final, somos un equipo que se potencia mutuamente, por lo que la competencia amistosa es una forma de elevar el nivel del equipo.

Volviendo la vista a tu trayectoria y en cómo has llegado a donde estás hoy, ¿hay algo que cambiarías si pudieras?

He vivido en más de seis países y solo tenía 24 años cuando decidí trasladarme a Londres, la capital empresarial de Europa, con la esperanza de encontrar por fin un hogar. 🙂 También solía ir a Estados Unidos para realizar trabajos de verano cuando era estudiante, lo que me ayudó a aprender el idioma y a viajar por el país.

Después de terminar mi licenciatura, me trasladé a Austria para mejorar mi alemán y cursar un máster. Trabajé en varios proyectos en el extranjero, incluyendo un trabajo en la República Dominicana durante seis meses como especialista en marketing online y redes sociales, y una breve estancia en Múnich centrada en la optimización SEO internacional.

blog diana bloomreach

Estoy increíblemente agradecida por todas las oportunidades y puedo decir honestamente que han sido algunas de las mayores lecciones de mi vida. Al vivir en tantos lugares, llegas a sentir que perteneces a todas partes pero a ninguna, que tu casa está en una maleta… pero tu familia y tus amigos están por todo el mundo. No cambiaría nada porque creo que cada experiencia me enseñó algo y me ayudó a llegar a donde estoy ahora.

¿Qué consejo le darías a tu yo de la universidad?

Sin amigos ni un trabajo que me esperara, me trasladé a Londres, un lugar que puede ser brutal pero que está lleno de oportunidades; depende de ti cómo las aproveches. Mi consejo para mi yo más joven sería que no fuera tan ingenua como lo fui entonces.

Pensaba que con toda mi experiencia y mi formación, Londres me esperaba con los brazos abiertos para darme la mejor oportunidad de trabajo. Aun así, si no hubiera tenido esta ingenuidad, podría haberme quedado en Eslovaquia y me habría perdido todas las increíbles oportunidades que descubrí en mi viaje.

También aprendí dos cosas en Londres. La primera lección fue algo que no te enseñan en la escuela, y es la de ser impulsiva, estar constantemente en busca de nuevas oportunidades y mantenerse conectada (esta es de mi mentor – ¡Gracias, Mark!). La segunda fue que realmente no importa el título que tengas; lo que importa es tu actitud y tu experiencia.

No me malinterpretes. La educación te enseña habilidades transferibles, como la capacidad de investigar, analizar y gestionar tu tiempo. Pero lo realmente importante es demostrar que tienes agallas para triunfar.

Sólo el 3% de las mujeres dicen que la carrera tecnológica es su primera opción. ¿Por qué crees que trabajar en una startup tecnológica o en un SaaS es una buena trayectoria profesional?

¡Es DIVERTIDO! Bloomreach cultiva activamente el sentido de la alegría y la diversión en el trabajo. ¿Qué otro negocio contrataría a un imitador de Elton John para su mayor evento?

Los proyectos en los que trabajamos y las ideas que creamos son extravagantes. Pero eso es lo que hace que nuestro trabajo sea entretenido— ¡cómo innovamos y destacamos! Y si una idea no funciona, puedes cambiarla rápidamente, ya que el sector es muy flexible. Además, con la innovación viene el aprendizaje, ¡así que te encontrarás continuamente aprendiendo algo nuevo!

El carácter del sector coincide con lo que me gusta y disfruto: es dinámico, rápido e innovador. A veces me aburro fácilmente, pero la tecnología me mantiene ocupada y entretenida con todos sus cambios y experimentos.

¿Ves falta de presencia femenina en tu startup? Si es así, ¿cómo crees que se podría cambiar esto?

Curiosamente, en mi equipo predominan las mujeres; de los 13 miembros del equipo, solo dos son hombres. Tengo algunas compañeras fantásticas que entienden que, como mujeres en la tecnología, compartimos sentimientos y retos similares.

blog diana Bloomreach

Para apoyarnos mutuamente, hemos creado una comunidad informal de mujeres llamada FAB, donde almorzamos u organizamos encuentros informales para empoderarnos mutuamente y enfrentarnos juntas a nuestros miedos y desafíos.

¿Qué valor añadido ves en tener más compañeras de equipo en una empresa tecnológica?

En general, las mujeres ponen todo su corazón y una amplia gama de inteligencia emocional, como el cariño, la empatía y la pasión—todas las competencias blandas que se necesitan hoy en día para los negocios y que todos los mejores líderes deberían poseer. Para ayudar a transformar las culturas del lugar de trabajo, estas cualidades son fundamentales.

Además, el producto tecnológico final sirve tanto a los hombres como a las mujeres, así que tener más mujeres en la tecnología conducirá a innovaciones que reflejen los deseos y necesidades de la mitad de la población.

¿Cómo pueden los hombres del equipo apoyar a sus compañeras en su crecimiento profesional? ¿Y tienes la experiencia de primera mano de este comportamiento positivo?

La participación igualitaria de hombres y mujeres en todas las actividades/reuniones es la principal señal de soporte. Lo mismo ocurre con la mentoría; Ayudar a las mujeres a llegar a la siguiente etapa, capacitando y empoderando a las que ya están en el equipo para que asuman nuevas oportunidades, invirtiendo en ellas y ofreciéndoles la mejor trayectoria profesional posible.

Las actividades de equipo y el hecho de pasar tiempo juntos fuera del trabajo es otro aspecto fundamental que anima a los compañeros a conocerse, pero que también hace que todos sientan que pertenecen a él, independientemente del género, la antigüedad, la etnia, la edad o la etapa de la vida.

He tenido mucha suerte en cuanto a la gente que me rodea. La mayoría de los hombres con los que trabajo son conscientes de que puede haber desigualdades de género en el espacio de trabajo y me ha ocurrido con bastante frecuencia que la idea de empoderar a las mujeres y apoyarlas surgió como iniciativa suya.

¿Qué recomendarías a las mujeres que quisieran entrar en el campo de la tecnología?

Empieza por ti misma y por cómo te ves. Me ha sorprendido ver que tantas mujeres inteligentes, con éxito y hermosas tienen una baja autoestima. Creo que el viaje comienza en nuestro interior; si podemos verlo, podemos hacerlo realidad.

¿Puedes también recomendar algún material educativo/libro a las mujeres que quieran entrar en el campo de la tecnología?

Recientemente he terminado un libro de Brene Brown, «El poder de ser vulnerable», sobre el poder de la vulnerabilidady realmente me ha abierto los ojos a una forma totalmente nueva de abordar la vergüenza, la vulnerabilidad, la ansiedad y el liderazgo.

La idea de «no es suficiente» está muy extendida en nuestra sociedad. Lo contrario de la escasez es saber que eres suficiente. Tu negocio es suficiente. Tu éxito es suficiente. Esto impulsa nuestra voluntad de dar la cara, lo que nos hace un poco más valientes. Y ese es el primer paso en el camino de vivir con audacia y atreverse mucho, y el primer paso para tomar la decisión de entrar en el campo de la tecnología.

Hay un par de libros estupendos que me recomendaron mis amigas que trabajan en tecnología, y que están en mi lista de pendientes: Brotopia: Breaking Up the Boys’ Club of Silicon Valley, de Emily Chang, y Female Innovators at Work: Women on Top of Tech, de Danielle Newnham.

Y, por último,tener un mentor que trabaja en tecnología me ha ayudado a conocer más el sector, y me ha ayudado a ver dónde tengo que mejorar.

La gente que trabaja en tecnología suele estar muy ocupada. ¿Cómo gestionas la conciliación de tu vida laboral y familiar? ¿Tienes tiempo para algunos proyectos secundarios o pasiones?

Puede ser una locura, ya que el sector es muy rápido y dinámico. Tener una rutina es la clave para gestionar el equilibrio entre el trabajo y la vida privada y mantener la concentración.

Empiezo mi día con 30 minutos de yoga seguidos de 15 minutos de meditación, lo que me ayuda a mantener la concentración y la cordura cuando la vida se descontrola. He designado un tiempo de inactividad de la pantalla, especialmente durante las pausas para comer, cuando leo algunas páginas de un libro. Mi bienestar y mi salud son mi prioridad porque entiendo que sin eso no se puede hacer un trabajo de calidad.

Me siento muy agradecida por tener una vida tan estupenda, así que devolver a la comunidad es algo que me hace sentirme realizada y llena de energía. Participo regularmente en actividades benéficas, como el programa de tutoría con The Big Alliance o la recaudación de fondos.

Correr es otra fuente de energía (física y creativa) para mí. El año pasado corrí mi primer maratón, el de Richmond, en Londres. También me propuse como objetivo personal recaudar dinero para Justice and Care, una organización benéfica que rescata a las víctimas de la esclavitud, lleva a las redes criminales ante la justicia e impulsa un cambio sistémico.

blog diana Bloomreach

Min inspiración vino de Viktor Frankl, un prominente psiquiatra y neurólogo judío En su libro El hombre en busca de sentido, Frankl escribe: «La última de las libertades humanas: elegir la propia actitud en cualquier conjunto de circunstancias, elegir el propio camino». Y corrí por los que no tienen esa libertad, al tiempo que desafiaba mi actitud y mi resistencia hacia el sufrimiento.

Por si te la has perdido, aquí tienes otra historia – Zuzana de Minit

Ilustración de Ebooks

Iniciativa Mujeres en SaaS

¿Sabías que solo el 3% de las mujeres dicen que una carrera en tecnología es su primera opción y que solo el 5% de los puestos de liderazgo en tecnología están ocupados por una mujer? Con nuestra entrevistas de la nueva iniciativa, Mujeres en SaaS, queremos inspirar a más mujeres para que se unan al sector del SaaS y la tecnología, y combatir los prejuicios relacionados con la tecnología.

Cada dos semanas, puedes esperar entrevistas con mujeres inspiradoras que decidieron seguir una carrera en SaaS. En nuestro próximo artículo, hablaremos con Jaana, Lead Project Manager de Pipedrive.

CloudTalk